“En dulce charla de sobre mesa”

Un domingo mientras pediamos el segundo plato para picar, notamos la llegada de la familia para quien estaba reservada una de las consideradas la mejor mesa del sitio.

Llego nuestro platillo a la par de los de los comensales de la mesa de junto. Degustamos nuestras cervezas y platillos sazonándolos con buena platica y los rayos del sol que filtraban por el parasol del restaurante.

Al llegar al momento de pedir el postre notamos que pedian la cuenta nuestros vecinos de mesa. ¿qué había pasado? todos iban tan bien arreglados…. no se dirigieron la palabra en toda tarde, habían estado ahí quizá por cumplir con el tema de poner palomita a la tarea de “convivencia familiar” en sus agendas.

El día tiene 24hs, la semana 7 días, no más… y años de vida aún no sabemos con exactitud. Lo que sabemos es que hoy estamos aquí y es muy importante vivir el momento cuando se tiene.

Vivir una colección de momentos por palomearlos en la lista no es vida, al final no importa si cumplimos 18 o 3 comidas en familia mientras esas 3 hayan sido con toda conciencia y estando ahí y ahora.

Estar ahí y ahora implica mucho más que poner nuestro cuerpo sobre una silla apoyando armoniosamente los brazos en la mesa,  mientras bebemos una sofisticada bebida. Estar ahí y ahora es la verdadera conexión, las risas compartidas y las conversaciones en silencio que sostenemos cuando las miradas se cruzan. Esos momentos surgen al estar  con alguien que amas, que quieres y te interesa.

El tiempo es variable, puede ser que compartas un hotdog parado en un carrito y tardes 15 minutos  o que pases 5 horas en un asado,  lo que verdaderamente importa, lo bueno para vivir, es el disfrute de ese momento.

Advertisements