Fiestas conscientes

A unos días de la temporada de fiestas empieza uno a ver por aquí y por allá los mil motivos por los que DEBE estar felíz, celebrando y consumiendo con todo el frenesí de la temporada.

Yo soy una entusiasta de las fiestas pero se de muchos que en particular las alucinan, son sus peores días y cuestionan fuertemente por que si uno se puede reunir siempre se reúne en diciembre a fuerza?  Por qué si puedes regalar siempre regalas solo en navidad?

Para qué, para dentro de un mes estar endeudados, enfermos y cansados? Por que claro que para evitarlo tendrías que haber llegado a diciembre con la cartera llena de dinero, el hígado en plena forma y por abajo de tu peso ideal para poder tener un margen de ganancia.

Yo quiero invitarlos a celebrar conscientes, a no caer en excesos.  A regalarse a si mismos salud, a aprender a celebrar honrando a nuestra casa: NUESTRO CUERPO, no haciéndole daño.

No hay que  darse un atracón para poder decir que la comida nos resulto gloriosa o tomarse hasta la última gota de la botella para poder dejar claro que estamos celebrando.

Escoge  a quienes quieres ver y con quienes quieres celebrar; elige las comidas en las que vale la pena desmandarse un poco, no tienes que probar todo solo por que así toca, tienes derecho a saltarte lo que consideres que no merece la pena para ti. De lo contrario ahi te veo con comida a las 3 cena a las 8… mañana desayuno de la oficina y en la tarde la posada de los vecinos…. para el sábado seguro te encuentras con el anti ácido en la mano.

Recuerda que disfrutar una comida empieza por que sea algo bueno para ti no solo en el paladar.

Advertisements